NotíciesSuccessos

La extraña coincidencia del crimen de Els Pinars con otro en Moscú, ambos presuntos asesinos, vinculados con el gas ruso

(Foto: familia Protosenya, crimen de ‘Els Pinars’ 19 abril 2022)

Sergey Protosenya es el hombre que, presuntamente, ha asesinado a su mujer y a su hija de 16 años en Lloret de Mar (Girona). Este hombre, que tenía una fortuna de más de 400 millones de euros, supuestamente ha matado con un hacha a su familia y, posteriormente, se ha suicidado en el patio del chalet del doble crimen machista.

Sergey Protosenya

El presunto feminicida era un hombre muy conocido en Rusia, ya que tenía un alto cargo en Novatek, una importante empresa nacional encargada de la distribución del gas. Se graduó en Ingeniería Civil en la universidad de Moscú y ocupaba el cargo de vicepresidente del Consejo de Administración de Novatek desde hace más de siete años.

LA EXTRAÑA COINCIDENCIA QUE ESTÁN INVESTIGANDO LA POLICÍA DE BLANES Y MOSCÚ

Dos crímenes parecidos perpetrados casi el mismo día, pero a 3.500 km de distancia.  Uno en Lloret y el otro en Moscú.  El denominador común: los dos hombres que parecen matar a cada uno a su mujer y su hija antes de suicidarse estaban vinculados con la empresa Novatek, que gestiona el gas ruso. 

Mientras la comitiva judicial hacía los levantamientos de los cadáveres de los Protosenya ayer en Lloret, toda la prensa rusa difundía la noticia del caso de Vladislav Avayev, de 51 años, que también había sido accionista de Novatek, ejecutivo de Gazprombank, y alto funcionario del Kremlin, y que fue hallado muerto con una pistola en la mano en su apartamento de Moscú.  Su mujer, Yelena, y su hija María, de 13 años, también estaban muertas en el apartamento, tiroteadas.  Fue la hija mayor de Avayav quien encontró a su familia muerta cuando fue a la casa porque no le cogían el teléfono.  Extraña coincidencia que se está investigando para descartar varias hipótesis. 

Un crimen, en definitiva-tal como comentan las autoridades catalanas y moscovitas-prácticamente idéntico al ocurrido en Lloret de Mar y con un denominador común entre los presuntos autores: al parecer, tanto Sergey Protosenya como Vladislav Abayev estaban vinculados a la empresa Novatek, tenían un alto poder adquisitivo y eran de nacionalidad rusa.

Para ampliar la información de este segundo suceso casi paralelo al de Lloret, pueden leer la noticia de nuestros compañeros del Periodista Digital 👉🏻aquí

Segundo suceso paralelo al de Lloret.


⚫️TODA LA INFORMACIÓN DEL CRIMEN DE ‘ELS PINARS’, RECOPILADA AQUÍ:

Una familia asesinada en un chalet de lujo en Lloret de Mar

Esta familia de origen ruso estaba empadronada en el chalet que tenían en Lloret de Mar, pero vivían en Francia. Solían ir de vacaciones en esta segunda residencia, que es donde ha pasado el trágico suceso. Sergey y Natalia tenían dos hijos: una chica de 16 años y un adolescente que en el momento de los hechos estaba en Francia.

Natalia, mujer asesinada ayer en Lloret

El hijo intenta contactar con su familia desde Francia

El joven se empezó a preocupar, ya que intentó contactar con su familia por teléfono, pero nadie respondía. La última vez que pudo hablar con sus padres y su hermana fue el lunes por la noche.

Fedor Protosenya, el hijo de Sergey que se encontraba en Francia el día del crimen

El martes lo volvió a intentar, pero al ver que nadie contestaba, decidió poner una denuncia. Los agentes de la Policía Local y los Mossos d’Esquadra fueron hasta el chalet de lujo, ubicado a la urbanización de Els Pinars.

Sergey Protosenya, de 55 años, se había suicidado en el patio de casa. En una de las habitaciones había el cadáver de Natalia, de 53 años, y el de la hija que tenían en común.  Los Mossos d’Esquadra trabajan con la hipótesis de que Sergey las mató mientras estaban durmiendo y que lo hizo con un hacha.

Sergey Protosenya no tenía ninguna denuncia por violencia de género

Sergey Protosenya y su familia eran millonarios y compartían en las redes sociales la vida de lujo que llevaban: eran aficionados al golf y habían viajado por todo el mundo. De puertas afuera, nada apuntaba lo que pasaría este martes 19 de abril en la casa de Lloret de Mar. No había denuncias previas por maltrato y los Mossos d’Esquadra trabajan con la hipótesis que es un crimen machista, que ha puesto de manifiesto la evidencia de que la violencia de género no entiende de clases sociales.


2 Comments

  1. Esto parece todo menos un crimen machista, dos casos iguales con vínculos empresariales y modus operandi similar… Muy raro todo esto, no creo que ese hombre haya matado a su mujer.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Related Articles

Back to top button