El PobleNotícies

Los hoteleros de Lloret siguen adelante con la desalinizadora privada a pesar del fin de la emergencia

Los hoteleros de Lloret de Mar fueron los primeros en buscar soluciones a la falta de agua cuando media Catalunya entró en fase de excepcionalidad, hace unos pocos meses. En febrero anunciaron la compra de una desalinizadora portátil para poder rellenar las piscinas del segundo municipio de Catalunya con más camas hoteleras, solo por detrás de Barcelona.

Una infraestructura hídrica que ha costado 1’5 millones de euros y que pagarán los 130 clientes que contrataron el servicio antes de que la Generalitat pusiera fin a la fase de emergencia y suavizara este martes las restricciones. Gran parte de la clientela son empresas turísticas de Lloret de Mar y de la localidad vecina de Tossa de Mar.

La infraestructura ha costado 1’5 millones de euros que pagarán sus 130 copropietarios, la mayoría alojamientos turísticos de Lloret y Tossa de Mar.

A pesar de que la salida de la fase de emergencia permite el rellenado de las piscinas privada y de uso público, como las de los equipamientos hoteleros, la construcción de la desalinizadora portátil, que se lleva a cabo en una empresa de Valencia, sigue adelante. “Es una inversión que ha venido para quedarse, es un elemento estructural que formará parte de las empresas copropietarias ya que tampoco tenemos garantías sobre la estabilidad de esta decisión no sabemos cuándo podemos volver a entrar en fase de emergencia de modo que se quedará fija para poder generar agua cuando sea necesario”, explica el presidente del Gremi d’Hostaleria de Lloret de Mar, Enric al diario La Vamguardia.

El Govern anunció que al menos durante este 2024 no se volvería a entrar en este escenario. “No sabemos cuándo podemos volver a entrar en fase de emergencia de modo que esta infraestructura se quedará fija en Lloret para poder generar agua cuando sea necesario” matiza Enric Dotras Presidente gremio de hoteleros de Lloret de Mar.

El calendario de la desalinizadora en Lloret es el que estaba previsto hace unos meses. Dotras explica que la máquina llegará a principios del próximo mes de junio al municipio y que se instalará en un extremo de la playa grande (zona Sa Caravera). Se montará y se dejará lista para que pueda entrar en funcionamiento, cuando sea necesario.

“Si el porcentaje de los embalses de los que dependemos anticipan en junio, cuando llegue la máquina, que en octubre o noviembre podemos entrar en una situación de riesgo, la pondríamos en marcha”, ha concretado Dotras, que celebra que la lluvia caída en las últimas semanas haya permitido salir de la fase de emergencia, a pesar del desembolso que han tenido que hacer los hoteleros para asegurarse una buena campaña turística. 

Dotras explica que la decisión de comprar una desalinizadora fue un tema de “responsabilidad”. “Nuestra responsabilidad nos obligaba a tomar medidas para evitar que pudiéramos tener una pandemia turística”, explica. El presidente de los hoteleros de Lloret reconoce que aquél anuncio dio “tranquilidad” a los mercados y que las reservas a día de hoy están por encima de las registradas hace un año. 

El sector turístico dice que el episodio de sequía no ha influido en el ritmo de reservas para este verano

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Articles relacionats

Back to top button