La GentNotícies

La aventura de Noelia Ortega junto a su familia de Lloret: “dejamos toda nuestra vida atrás para abrir el único bar de un pequeño anejo de La Alpujarra”

La Delegación de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía en Granada ha ayudado a una joven granadina a reabrir el único bar de Yátor, una pedanía de la Alpujarra, el municipio de Cádiar de apenas cien habitantes que se ha volcado con el nuevo proyecto empresarial.

Esta joven emprendedora-hija de un matrimonio que emigró a Lloret de Mar- ha regresado a sus raíces familiares tras más de 30 años trabajando en la Costa Brava, decidió hace año y medio seguir a sus padres “y cambiar completamente de vida”, según ha narrado Noelia Ortega al delegado territorial, José Javier Martín, que ha visitado el pequeño negocio de restauración.

Con tres hijos de trece, ocho y cuatro años, Noelia Ortega y su marido Kevin Torrejón, no dudaron en dejar atrás la vida que estaban construyendo en Lloret de Mar. “Allí nací y me crié pero mis padres me traían todos los años a Yátor y me enamoré de esta forma de vida”, cuenta la joven. Noelia regresó a esta pedanía de La Alpujarra siguiendo los pasos de sus padres Isabel y Fernando, quienes decidieron pasar su jubilación rodeados “de nuestra gente de toda la vida”.

La joven, “que también buscaba una infancia de calidad” para sus hijos, no dudó en aprovechar las posibilidades empresariales que vio en el antiguo hogar del pensionista y determinó abrir un bar ante la falta de oferta de restauración.

“Los habitantes de Yátor se habían quedado sin un solo sitio donde poder tomarse algo y compartir tiempo con sus vecinos, así que vi la oportunidad de poder abrir mi propio negocio” en el que fuera el centro social de la pedanía. Para ello, “esta joven no sólo ha contado con el respaldo de todo el pueblo, sino también con el de la Delegación de Empleo, que la ha ayudado a hacer su proyecto realidad” con dos subvenciones al trabajo autónomo con el que ha podido por un lado, afrontar sus obligaciones con la Seguridad Social, y, por el otro, realizar las primeras inversiones gracias a dos subvenciones de tarifa plana y al inicio de actividad que rondan los 6.000 euros.

“Con ello, la Junta de Andalucía lo que pretende es hacer más fácil los comienzos para todos aquellos emprendedores que deciden abrir un negocio y, más si cabe, si con ello evitamos la despoblación en el mundo rural pues propuestas como la de Noelia no sólo se convierten en un plan de vida personal sino que sus beneficios repercuten en todo su entorno”, ha celebrado Javier Martín.

De hecho, el bar Torrejón, que así se llama el negocio, no sólo se ha convertido en un punto de encuentro para los vecinos de Yátor, donde la población fija no supera los 60 habitantes, sino que sus servicios van más allá de la restauración, pues “igual sirvo un café que recojo un paquete para un vecino o aviso de la llegada del pescadero a otro”, ha afirmado la joven.

“La vida aquí es mejor”

El negocio de Noelia ya es conocido en los alrededores, desde donde acuden trabajadores, visitantes y grupos de moteros cada fin de semana. La joven ha contagiado de entusiasmo a los vecinos, quienes la “están ayudando mucho y me están enseñando”, pues para ella también ha sido un desafío cambiar de vida y de oficio. “En la Costa Brava trabajaba como dependienta en una tienda de ropa y tenía un puesto de trabajo fijo pero este proyecto personal me merecía la pena, aquí se vive mejor”, afirma orgullosa.

Esta emprendedora no dudó en fijar su residencia en el pequeño anejo pues “aquí tenemos todo lo que queremos y necesitamos, estamos cerca de otros núcleos más grandes como Cádiar, Ugíjar o, incluso, El Ejido -Almería-, con el que estamos bien comunicados”. “Es verdad que contar con buenas carreteras facilita que un negocio prospere, pero también depende del cariño que se ponga en él para ganarte la confianza de los clientes y la fama a través del boca a boca” y las redes sociales.

Es el modo en el que su negocio ha comenzado a conocerse en los pueblos de la zona para alegría de sus vecinos, que han recibido con los brazos abiertos a Noelia y a su familia. Con sus hijos, “ya son siete niños los que corretean por el pueblo, en Cádiar tienen su colegio, al que les llevan cada día en autobús escolar, y yo tengo mi negocio a nueve pasos de casa. No se puede pedir más”, ha acentuado la joven.

2 Comentaris

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Articles relacionats

Back to top button